Rojo Carmesí

2 Flares 2 Flares ×
En caso de duda, ponte algo rojo
Bill Blass (1922-2002)

 

Rojo carmesí

 

Los que seguís este blog conocéis de sobra mi pasión por fotografiar lo que ocurre en los museos, siempre desde el respeto a las obras de arte y a las personas que allí se encuentran. Pero de un tiempo a esta parte, esto se esta convirtiendo en tarea prácticamente imposible, debido a los impedimentos y prohibiciones que últimamente abundan en ellos. Me mosquea mucho comprobar como se “persigue” a los que pretendemos acceder con una cámara colgada al hombro, ya sea grande o pequeña, pero se deja vía libre a cualquiera que quiere realizar tomas con un móvil, incluso cuando se realizan a escasos centímetros de la obra y hasta con flash. Y eso sin hablar de los famosos selfies…
Por eso, es una gozada, llegar a un gran museo como el Hermitage de San Petersburgo y que no te pongan ningún impedimento para tomar fotografías, porque, con un poco de suerte, puedes captar imágenes tan sugerentes como la que hoy os traigo.

 

 

Datos Técnicos
San Petersburgo – 13/06/13
Canon EOS 5D Mk II + Canon EF 24-105mm f/4L IS USM
Distancia Focal: 55 mm.
Diafragma: f/4   Velocidad:1/1600   1250 ISO

 

 

2 Flares Twitter 1 Facebook 1 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 2 Flares ×

 SUSCRÍBETE A EL OJO CUADRADO

4 pensamientos en “Rojo Carmesí

    • Muchas gracias por tu comentario, Manolo. La verdad que es una imagen muy plástica que tiene un poco de todo: técnica, suerte y un procesado bastante equilibrado, creo yo.
      Un saludo y gracias por visitar El Ojo Cuadrado.

  1. Aunque tarde pero voy a hacer un comentario sobre tu blog. Me encantan todas las fotos. Eres muy bueno haciendo esto. No solo esta que es muy buena sino todas las demas.

    • Yo no creo que sean para tanto. Simplemente son mi visión del mundo. Ahora mismo cualquiera puede realizar el tipo de fotografías que yo hago, no es necesario ni tener mucha técnica ni una gran cámara. Simplemente basta con tener un poco de paciencia y de suerte.
      Muchas gracias por tus halagos, Azucena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *