Elemental, mi querido Watson

3 Flares 3 Flares ×
Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad
El Signo de los Cuatro
Arthur Conan Doyle (1859 – 1930)

 

Elemental, mi querido Watson

 

 

Lo encontré por pura casualidad mientras caminaba al caer la tarde en dirección a Trafalgar Square. Apareció de improviso en una bocacalle y lo único que eche en falta fue el aire neblinoso tan característico de la ciudad y un carruaje tirado por dos caballos negro azabache que avanzara lentamente por la calle. Entonces, la escena hubiera sido perfecta. Al instante recordé cuando, en mi juventud, leía con autentico placer las aventuras de tan peculiar personaje. Todavía conservo en mi biblioteca aquellos tres viejos tomos de apretada letra que Ediciones Orbis publicó con las obras completas de Arthur Conan Doyle. Al pasar de los años, he leído a otros muchos autores de novela negra o de detectives pero guardo un especial cariño por el personaje y sus aventuras.
Si alguien se acerca por Londres durante este invierno o la próxima primavera y le gusta el tema, quizás pueda visitar la exposición “The man who never lived and will never die” que el Museo de Londres dedica al personaje.

 

Datos Técnicos
Londres – 22/05/14
Canon EOS 5D Mk II + Sigma 35/1,4 DG HSM Art
Distancia Focal: 35 mm.
Diafragma: f/4,5   Velocidad:1/125   2500 ISO

 

3 Flares Twitter 1 Facebook 2 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 3 Flares ×

 SUSCRÍBETE A EL OJO CUADRADO

4 pensamientos en “Elemental, mi querido Watson

  1. Comparto contigo tu afición por la novela negra, la foto me resulta muy curiosa pero ¿porque la farola en medio de la foto? ¿no habia otra prespectiva? Igual es que te interesaba así.

    • Podría decirte que es una cuestión de perspectiva: si hubiera caminado hacia mi izquierda, habría evitado la farola, pero a cambio hubiera perdido la visión del cartel con la cara de nuestro detective, ya que estaría casi en perpendicular con él, y solo se intuiría a que esta mirando la persona que esta sentada en la terraza. Pero la verdadera razón, es que, cuando vi la escena, tuve apenas un par de segundos para reaccionar, encuadrar, medir y disparar. Es lo que tiene este tipo de fotografía callejera, que a veces, solo tienes una oportunidad. Muchas gracias por tu comentario y tu visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *