El descanso del guerrero

0 Flares 0 Flares ×
La mente no tiene límites, pero sí cansancio
Syd Barrett (1946 – 2006)

 

El descanso del guerrero

 

 

¿A quien no le ha pasado alguna vez?
Te levantas tempranito, que “a quien madruga Dios le ayuda”
y desayunas fuerte, lo vas a necesitar. 
Y te encaminas hacia el mega-super-museo de turno del que tanto has leído
y tanta ganas tienes de visitar. 
Y adquieres tu entrada y pa’ dentro, a darte un buen baño de cultura, junto con otros cientos de turistas que han tenido la misma genial idea que tú.

 

Y abres el plano y te lanzas a ver salas, salas y más salas llenas de cuadros y esculturas.
Aquí impresionismo, en la siguiente modernismo, mas allá expresionismo, surrealismo o racionalismo. Y subes o bajas, entras y sales, te tropiezas, pides disculpas, te confundes, te pierdes, te encuentras….

 

Y acabas aturdido y agotado, sentado en algún rincón (en la escalaras principales, por ejemplo), intentado recobrar la sensibilidad en las piernas, abanicándote con el arrugado plano y pensando “que duro es ser turista”.

 

 

Datos Técnicos
San Petersburgo – 13/06/13
Canon EOS 5D MkII + Canon EF 24-105 mm f/4L IS HSM
Distancia Focal: 24 mm.
Diafragma: f/4,0   Velocidad: 1/100   1600 ISO

 

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×

 SUSCRÍBETE A EL OJO CUADRADO

6 pensamientos en “El descanso del guerrero

    • Efectivamente, hasta lo más bello puede llega a cansar. Aunque pensándolo bien, somos un poco quejicas.
      Muchas gracias por tu comentario y por visitar El Ojo Cuadrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *